Poesia

Publié le par VERICUETOS23

Panteón en obra negra

 

 

De los cielos baja un graznido, un pensamiento, la edad,

El tiempo llevadero con su promesa de puntos cardinales

Un mensajero soy, un palabrero

Su voz, la voz me susurra:

Date un tiempo para la acción

La curiosidad no sólo abrir libros

no sólo comer papel periódico

Nos interesan los detalles

El rastro que dejaron los ángeles al caer

En la biblioteca he podido curarme sin embargo de la rigidez

Soy uno y otro, tanto soñar con la nada

Y ahora símbolo, detrás de las letras

Forjador de sueños policristalinos

De nación proteica

Travestido lloroso

Mito de noche en la oficina

Pero ya el otro quiere saber qué es esa historia de la danza

Dónde se estudia magia

Cómo se transmite la fuerza.

Desaparecido ya estás, ahora por la mañana homérica

Oscuro escoliasta lejos de mi padre,

Mezcla salsa cemento argumento

Acostado en una cama de lienzo, sin camisa

Proyecto no más

creyéndome sabio

Floreciendo en un nuevo sentido

Presa de una nueva curiosidad

Contento de ver el sol

 

 

 

                                          Fiesta

 

 

Ahora me gusta bailar

Hace años me la pasaba mirando árboles

Estremecido

La palabra nata escribía

También platino

Ahora hablo con una bailarina en un café

En sus ojeras leo ilusiones, en el verdor de la tarde

Nos decimos verbos de hilo y aguja

Nos sostenemos con la mirada

Tropel vagabundo

Le regalo un collar, dos libros

Me salen plumas y con las hojas levantándome tierra

Pasan los años

Huellas de palmípedos hilando los granos de arena mojada

En esa playa quise definir la poesía

Ahora ya no pregunto dónde cristalizas topacio

Me la paso todo el domingo a solas recordando

Su cuerpo del sábado, muy junto a mí, columpiándonos.

 

 

Hesíodo en casa

 

 

De ónix el aire esta noche, mi cielo

Hijos del caos aprendemos a estar juntos

En la mesa y luego en la gimiente cama de arena

Acaso llueve luz de hielo sobre el mar oscuro

El caos de las sábanas y unas gotas de sangre

El santo día gozando con la puta noche

Lejos de la playa agujereada por cangrejos

Ya pronto salobre, fuego del levante, leche y hueso,

Cantarán los gallos las horas propicias, las horas soñadas

El tiempo doloroso y sus retazos de conversaciones

De muchachas y caricias encendidas

Al amanecer Dionea con su alfabeto resucita

Nuestras ilusiones, el Mito reaparece con su luz efímera

Vamos a recobrar el hilo de los acontecimientos

Cuántos millones de años para ver de nuevo este Sol

Salir de la hierba y arrimarme a la ciudad

Buscando migajas de oraciones

En la carta que llega esta mañana de Colombia

El amigo poeta me pinta "la situación color de hormiga"

 

 

 

Un día en el mar

 

 

El espíritu del agua tamborilea

Sobre los tejados

Latas zinc vidrio madera

Ahondando la noche de este amor

Ligero posible

sedienta muchacha en vela

Escribiendo sus poemas

 

En la oscuridad permanece despierta

Oyendo agradecida acurrucada

Ese texto, disuelto

parpadea

palabras que salen de dónde

del pecho los dedos la emoción

atraviesas los mares los cables las brisas

Creándome, volviéndome lazo

Secretas cintas doradas tejiendo

Un tiempo de tierno luto

Soñando, hasta pronto

volvamos a ver el mar juntos

Los pasos andados se hunden

 

Sombras en la arena

 

El tiempo se cuela

Cedazo de arena

La ilusión viaja ahora conmigo en el tren

Y yo imaginando ese día

Jamás vivido el reencuentro

Mujeres pensadoras jóvenes centauros barbados

Mirando el mar

Queriendo poetizar las horas que respiran

En esa playa a lo lejos

El agua se tiñe ya es salmón

azulándose

Caminan descalzos los amantes

El plástico jodiendo crepúsculos

Cierta lástima el agua lavando esos tacones

Mujeres ya leñosas

Siluetas en la playa con sus ilusiones y esperas

Un moho en los troncos siempre húmedos

Ese arrullo a lo lejos de lo que se dijeron

troncos que el río empuja

torbellinos de espuma

novios perdidos en la distancia

ha llovido sobre estos papeles

estaba en otro andén

esperando de nuevo el tren

y escribiéndote

el cuerpo suyo es un imán

 

Quiero decir el alma

Un loco me pide que lo mire

Su boca es un acantilado con grito mudo

No me quiero perder

Estas letras buscan aletear

Por los calados

Salpicar de lluvia

La alcoba donde sueñas

Tal vez

Con aquel día, mirando el mar

Junto a gente muy querida

 

 

Publié dans POESIA

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article